Torre Morisca

(s. XIII-XV / 1940 Bajomedieval / Franquismo)

La cima del monte de la Morisca es un punto de mira natural. La gran vista que se obtiene desde Norfeu hasta más allá de la bahía de Montjoi ha favorecido que desde antiguo se construyeran atalayas para defenderse de los peligros que procedían del mar: primero una torre circular en época bajomedieval y en el siglo XX un pequeño edificio militar con un búnker.

De la torre original del topónimo con el que se conoce la cima seguramente ya no queda nada. Probablemente fue arrasada durante la construcción del edificio actual. Asimismo, se sabe que antes de la Guerra Civil en la cima todavía había los restos de un muro circular de un metro y medio de altura y de unos noventa centímetros de ancho que por tipología sería de época medieval.

El final de la Guerra Civil llevó a Franco a enfrentarse con el miedo de una invasión aliada. Este hecho lo llevó a elaborar un plan para fortificar todo el litoral y los Pirineos. El valor estratégico de este punto propició que se construyera un pequeño cuartel y un búnker como soporte a la batería de costa que estableció en Punta Falconera. Los militares jamás lo utilizaron.