Sant Basili de Pení

(s. VII-IX Época visigótica / Altomedieval)

Iglesia rural, probablemente relacionada con un monasterio de final de la época visigótica. Se identifica como Sant Basili por un documento de 1408, del rey Martí l’Humà, en que se interesaba por los vasos antiguos encontrados cerca de la iglesia, que debían ser las urnas de la necrópolis de bronce. Asimismo, estos restos también podrían corresponder a la celda monástica de Sant Tomàs de Mont Pení, documentada en el s. X. Por tanto, su atribución a Sant Basili es dudosa.

La planta del edificio se identifica como muy primitiva y podría estar relacionada con los corrientes monacales que se originaron en Oriente en el s. IV. La cabecera, orientada hacia el este, está dividida en tres estancias rectangulares, un rasgo característico de estos templos antiguos, así como el acceso, por el lado de mediodía. El edificio está construido con la técnica de la piedra seca y se observan hiladas de losas de pizarra dispuestas en spicatum, técnica que predomina en los muros de época altomedieval.

Las ruinas de este lugar fueron descubiertas por el historiador de Cadaqués Josep Rahola en 1952 y dos años después el Dr. Oliva las visitó. Años más tarde se programó una campaña de excavación que dejó al descubierto los restos que hoy se observan: los fundamentos de un edificio altomedieval de construcción muy austera con un uso probablemente monástico.