Edificio del Puig Alt

En la cima del Puig Alt hay los restos de un pequeño edificio rectangular que por la excelente vista desde el lugar y las semejanzas arquitectónicas con un edificio próximo al monte Marès, se cree que formaría parte de un conjunto de torres de mira, por la prevención del peligro constante que representaba la piratería en la costa en época medieval y moderna.

El edificio está construido con piedras de pizarra desiguales, extraídas de los alrededores y sujetadas con barro. Se trata de un edificio modesto, de muros anchos, construidos con dos caras bien definidas y en el centro llenas con rocalla. Aunque se conservarse únicamente el fundamento, se puede ver que se accedía por una puerta situada en el sur, a receso de la tramontana.

En el lado oeste de la construcción se observa una hilera de piedras del muro hecha con la técnica spicatum, es decir, colocando las piedras en forma de espiga. Esta manera de construir es bastante habitual en época medieval. Asimismo, a falta de una excavación arqueológica que lo confirme, se desconoce cuándo fueron construidas y utilizadas estas runas de una posible torre de vigilancia.